Vivian Maier

Vivian Maier era hija de madre francesa y padre austriaco (nacida el 1 de febrero de 1926 en Nueva York y fallecida el 21 de abril de 2009 en Chicago). Sus orígenes franceses le llevaron a pasar largas temporadas en Francia durante su juventud.

Hacia 1930 su padre abandona la familia y Vivian empieza a vivir con su madre y con la compañía de Jeanne J. Bertrand , una fotógrafa de la que adoptaría muy posiblemente su interés por este arte. La formación artística de Vivian Maier es un misterio.

A la edad de 25 años empieza a trabajar como niñera en Nueva York. Este era un trabajo que le permitía tener un techo donde vivir, una habitación privada e incluso en ocasiones un baño propio que podía utilizar como cuarto oscuro para revelar sus carretes.

Quienes conocieron a Vivian Maier la describen como una persona muy celosa de su intimidad y de su vida privada, siempre con su cámara haciendo fotos que luego nunca enseñaba a nadie.

En 1956 se traslada a Chicago y allí vuelve a trabajar como niñera para distintas familias.

El trabajo de Vivian Maier muestra escenas callejeras de Chicago y New York en las décadas de 1950 y 1960.

Inicialmente la obra de Vivian Maier se caracteriza por el uso de una cámara Rolleiflex, fotografía en blanco y negro, retrata la sociedad americana, las diferencias de clases de esa sociedad. Son muy representativos los retratos de personas en la calle y sus autorretratos gracias a incluirse a sí misma en espejos, cristales o su propia sombra.

A partir de 1965 cambia su cámara por una pequeña Leica y su manera de fotografiar cambia también. Deja el blanco y negro y empieza a fotografiar en color.

Al no tener un domicilio fijo, ya que su trabajo la obligaba a cambiar de residencia al crecer los niños que cuidaba, tuvo que alquilar un espacio para guardar la gran cantidad de carretes y cintas de vídeo que almacenaba durante tanto tiempo.

En 2007, ya jubilada y pasando por dificultades económicas, al no poder pagar el alquiler del cuarto donde almacenaba toda su obra, los propietarios decidieron subastar el contenido de dicho cuarto. Es aquí donde entra la figura de un joven llamado John Maloof que se apropia de parte de este lote y descubre la grandeza de su hallazgo. Contacta con otros compradores de otros lotes y consigue reunir la mayor parte de la obra de Vivian.

John Maloof intenta primero descubrir quien es el autor o autora de semejante trabajo, y más tarde intenta localizarla, aunque llega tarde en sus intentos.

En noviembre de 2008, Maier cayó sobre el hielo en la calle Howard, cerca de su casa, y se golpeó la cabeza. Fue llevada, inconsciente, al hospital St. Francis en Evanston. Cuando volvió en sí, se negó a decirle al personal de la sala de emergencia lo que había sucedido y exigió que la dieran de alta.

El descubrimiento de su obra ha traído mucha polémica, ya que a John Maloof se le criticó por enriquecerse con un trabajo que no es suyo, además de mostrar al público la obra de una artista sin tener la certeza de que estos fuesen los deseos de Vivian. Parece que ella nunca tuvo intención de mostrar su trabajo, siempre buscó el anonimato huyendo de un posible reconocimiento de su obra, y a día de hoy esto ya no es así gracias al empeño de John Maloof. Qué pensaría Vivian Maier de todo esto? Nunca lo sabremos.

 

Referencias de Vivian Maier:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad